jueves, 27 de julio de 2017

Ordenanzas de la Cofradía de la Estrella de 1594: una perspectiva familiar

Gabriel CARRASCO HURTADO



Documento rubricado por Juan de la Sagra en la derecha de la fotografía
(facilitado por Francisco Armijo Álamo)

Nuevamente en el caso de estas dos advocaciones marianas concretadas en las devociones desde tiempo inmemorial a Santa María del Collado y a Santa María de la Estrella encontramos una perspectiva familiar histórica.
Volvemos a las conocidas Ordenanzas de la Cofradía de Nuestra Señora de la Estrella de la villa de Santisteban del Puerto, año 1594, que son las primeras conocidas de ambas cofradías y encontramos a uno de sus redactores llamado Juan de la Sagra en el cargo de Diputado.
Así se menciona explícitamente como uno de los redactores de las ordenanzas y así mismo aparece su firma y rúbrica en el texto. Sucedió el 6 de Enero de 1594, reinando Felipe II y siendo obispo de la Diócesis de Jaén Francisco Sarmiento de Mendoza, el promotor del Templo Parroquial de San Juan Bautista del Lugar de Las Navas.
Este Juan de la Sagra es un ascendiente nuestro directo documentado.


Portada de Stella correspondiente a 1967. 
No es la original, la que se publicó era errónea la fotografía
estaba volteada. Pedro Hermosilla Pineda nos hizo una recomposición 
y este hubiera sido el resultado correcto. 

"Han pasado varios siglos, y al par que heredamos de nuestros padres la viña o la era de trillar mieses, nos fue legada la devoción a Santa María de la Estrella" [1]
Pasados 368 años de la redacción de las Ordenanzas encontramos a un descendiente del referido Juan de la Sagra portando sobre sus hombros la imagen de Santa María de la Estrella en la ya, propia, fiesta votiva del pueblo de Las Navas a su patrona el uno de mayo. Se trata de Juan Carrasco Roncero, nuestro Padre.
Han pasado once generaciones en línea recta descendente. Con nosotros doce.


PDF de las ordenanzas que se conservan
(hacer click para acceder)






[1] Torres Navarrete Gines de la Jara, 1960. Anuario Stella-1960. Pg. 27. Las Navas de San Juan. ANTIGUA Y REAL COFRADÍA DE MARIA SANTÍSIMA
NTRA. SRA. DE LA ESTRELLA DE NAVAS DE SAN JUAN. Digitalización de Pedro Hermosilla Pineda.



sábado, 22 de julio de 2017

NAVAS DE SAN JUAN EN EL INFRAMUNDO

Gabriel CARRASCO HURTADO



No hay que desdeñar ningún aspecto del patrimonio material que se posee: cortijos, fuentes, molinos, casas, arquitecturas…; tampoco del inmaterial: costumbres, hablas, usos… la literatura navera se ha ocupado con éxito de estas cuestiones; ahora bien, hubo una cuestión que no sabríamos categorizar y que siempre nos sorprendió por dos razones: primero por la difícil intelectualización del concepto y segundo por la ingente cantidad de recursos que el pueblo dedicó durante siglos.
Sin dar más rodeos hablamos de la intensa atención que los vecinos de Las Navas de San Juan dedicaron a las Benditas Ánimas del Purgatorio a través de su Cofradía de las Benditas Ánimas del Purgatorio.
Dentro de los inframundos de nuestra civilización encontramos el purgatorio, un difícil concepto teológico a modo de estadio en el que las almas de los fallecidos permanecían previamente al conocimiento inmediato de Dios (el Paraíso).
La causa era la defunción con pecados no perdonados o no satisfechas las penitencias.
Se trataba de expiar y purificarse en el purgatorio.
Siendo tan difícil que un difunto muriera en la perfección de su alma, el purgatorio que siempre se sintió como un lugar físico cercano a los vivos, acogía ingente cantidad de almas de nuestros difuntos y así lo han corroborado santos de la Iglesia que han dado testimonio de sus encuentros con el purgatorio.
Algunos teólogos han hablado de almas en pena, mas por la inmensa misericordia de Dios, el purgatorio no tiene nada que ver con el infierno en las penas. Sí se distinguían distintas etapas para las distintas almas en función de la purificación.
Aquellos naveros, hasta bien entrado el s XIX, las atendieron tenazmente: acompañaban a difuntos, costeaban entierros, etc…y sobre todo sufragaban para ofrecimientos de misas por las ánimas del purgatorio, ofrecimientos de comunión, limosnas…
No podemos saber el íntimo sentido de nuestros antepasados al respecto pero si hay datos que refrendan esta verdadera preocupación, por ejemplo el gran patrimonio que tenía la Cofradía en Las Navas. Por ejemplo ese gran molino aceitero de las Ánimas -el más grande a principios del s. XIX del pueblo- sito al final de la actual calle Real (1) o ese gran latifundio, propiedad de las Ánimas en su día: las tierras y cortijos de La Lanzada…



No es casual que, a más, se dedicara una calle a la Virgen del Carmen cuando en Las Navas siempre se las nombró por simples y explicitas razones: Alta, Parras, Risquillo, Altozano, del Llano, del Castillo, del Santo (donde estaba su ermita), Lorite (donde vivió Antón de Lorite), del Agua…
Esa calle era la del horno - porque había un horno- pero se renombró dedicándola a la Virgen del Carmen..
La Virgen del Carmen siempre representó ser la intercesora de las Ánimas del Purgatorio. Tenía la facultad de liberarlas…
Y, a mayor abundamiento, bien entrado el s. xx al construir el nuevo cementerio del pueblo (el actual) la capilla central se dedica también a la Virgen del Carmen, incluso dentro está su imagen.

Los datos son indubitados.

Todavía recordamos casi terminando el s. XX, como en prácticamente ninguna casa de Las Navas faltaban las mariposas en aceite siempre encendidas. Era ocupación y preocupación sobre todo de las personas más ancianas el que nunca se apagaran.

Para las Ánimas…

El Purgatorio, como concepto teológico está actualmente plenamente vigente en la Iglesia Católica.

_______________

NAVAS DE SAN JUAN EN EL INFRAMUNDO, de Gabriel Carrasco Hurtado, apareció en Érase una vez Navas de San Juan el 7 de julio de 2017.
(1) Ramón Díaz Merino.


miércoles, 12 de julio de 2017

`La tierra roja...' por Don Emilio Arroyo



'La tierra roja. Los depósitos triásicos del Condado de Santisteban, al pie de la Sierra Morena Oriental. Bellísimas tierras. Fertilísimos olivos. Cruce de caminos entre Levante y el Betis.'
Emilio Arroyo

Es un lujo este texto - a medio camino entre la ciencia y la literatura- que nos regala  nuestro admirado amigo, el Profesor Don Emilio Arroyo López...

____________
Don Emilio Arroyo López ha sido Profesor en las Universidades de Granada, Málaga y Jaén, además ha sido Alcalde de la Muy Noble Ciudad de Jaén y Senador del Reino; pero sobre todo es y pertenece a una familia de humanistas fundada por su augusto abuelo, el muy ilustre Don Eduardo Arroyo Sevilla. 

Fotografía de Juan Miguel Gascón Álamo.



martes, 11 de julio de 2017