‘La misma exposición de nuestros males indica los remedios, demostrando que el objeto de estas leyes debe ser conspirar a promover por todos los medios la labranza; hacer por ella todo lo que hasta ahora se ha hecho en favor de los ganados, persuadiéndose a que así tendremos más ganados, y más frutos; corregir los defectos locales, desenvolviendo la población superflua de los lugares para derramarla y hacerla útil en los campos.’

Informe al Consejo sobre la Ley Agraria de Pablo de Olavide (1768) / Francisco José Pérez-Schmid Fernández.

viernes, 9 de junio de 2017

TRABAJO PRÁCTICO PARA EL CURSO `HABLAR EN PÚBLICO Y COMUNICAR CON EFICIENCIA´



Como conclusión al curso de oratoria`Hablar en Público y Comunicar con Eficiencia´, completado el 9 de junio de 2017, hemos tenido la oportunidad, al igual que todos los alumnos, de preparar un trabajo práctico que ha consistido en impartir una pequeña conferencia adecuada a los conocimientos teóricos recibidos y de temática a elegir por el alumno.

`Hablar en Público y Comunicar con Eficiencia´ es un curso de técnicas de comunicación y expresión oral impartido por el escritor, actor y comunicador Oliver Gil.

continuación transcribimos  el texto en el que hemos basado nuestra conferencia/practica¹:


 DON ALONSO SUÁREZ DE LA FUENTE EL SAUCE, OBISPO DE JAÉN; UNA ULTIMA VOLUNTAD CUMPLIDA, 481 AÑOS DESPUES DE SU FALLECIMIENTO

Gabriel Carrasco Hurtadoⁱ

Atendiendo al honor de la generosa invitación de Doña Águeda Bautista Zafra, Secretaría de la Hermandad de San Benito Abad de Castellar, acudimos, humildemente, a aportar nuestro modesto trabajo para su Revista. 

Queremos resaltar que el honor es doble, porque el pueblo de Castellar lo sentimos hermano a los de donde hundimos nuestras más profundas raíces: Las Navas de San Juan y Santisteban del Puerto.

Datan las raíces cristianas de Castellar en los primeros siglos de nuestra era y su historia está, sin duda, ligada a la Iglesia particular de Jaén: la Diócesis de Baeça-Jaén.

La diócesis de Baeza, como tal[i], va desde 1.227 hasta 1.248 en ese momento se convierte en diócesis de Jaén o mejor dicho de Baeza-Jaén. En esos momentos tan tempranos, la diócesis no está bien definida (es un territorio fronterizo) y como es obvio no hay unos arciprestazgos exactos, pero el hecho de que Fernando III respetase el termino jurisdiccional del viejo Iqulim islámico de San Astabin (Santisteban del Puerto y sus aldeas), Iqulim perfectamente ubicado en la Cora de Yayyan (aproximadamente el Reino de Jaén) nos induce, o más bien es prueba suficiente, a aseverar que Castellar se incardino en la diócesis baezana, primero y giennense en los mismo orígenes de la llamada reconquista.

Es por ello que no deben de ser ajenos todos los asuntos de la Diócesis.




En esta ocasión hemos querido dar muestra del discurrir del litigio que llevo al cadáver del insigne Prelado giennense, Don Alonso Suárez de la Fuente del Sauce a permanecer durante 337 años en el cajón de una cómoda de madera, entre otros contratiempos.

Don Alonso Suárez podemos decir que fue un obispo más del episcopologio giennense (año 1.500 a 1.520), en principio, aunque no lo fue, llamado `El Edificador´ no cesó en promover grandes obras e infraestructuras en toda la diócesis.

Promovió el Puente sobre el río Guadalquivir entre Jaén y Baeza; la Iglesia de San Andrés de Baeza; la de San Pablo de Úbeda; la puerta gótica de San Ildefonso de Jaén…




Entrando de lleno en el asunto que nos ocupa, resulta que cuando Don Alonso murió, el 5 de noviembre de 1520, recibió sepultura, por expreso deseo suyo en la Capilla Mayor de la Catedral – no es la actual, hablamos de la Catedral gótica-. Concretamente en un nicho del muro izquierdo de la referida capilla.

En 1.634, 114 años después, esa capilla fue demolida y el cuerpo hecho cadáver –momia- del Obispo se desenterró y se llevo, provisionalmente, a la sacristía del templo.

29 años después concluían las obras de la Capilla Mayor.

En este punto hay que señalar que el Obispo Alonso Suárez había otorgado derechos de Patronato sobre la primitiva capilla y que tras su muerte, los numerosos familiares que él mismo había traído a vivir a la ciudad de Jaén y sus sucesores accedieron a eso derechos.




De vuelta a la conclusión de las obras de la Capilla Mayor, 143 años después, los sucesores de Don Alonso solicitaron al Cabildo Catedral la vuelta del cadáver de Don Alonso a la Capilla Mayor a lo que el Cabildo se opuso.

Dos fueron las razones por las que se opuso el Cabildo, a saber:

Primero, la Capilla Mayor que se construyo ya no aquella antigua capilla que dotó don Alonso Suárez de su Patronato.

Segundo, los capitulares decidieron que en la capilla que habría de albergar la reliquia del Santo Rostro no debían haber enterramientos.

Con todo lo expuesto y a partir de ahí se inicia el famoso litigio entre los descendientes del obispo y el Cabildo sobre el derecho a yacer en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén. Mientras tanto (337 años) el cadáver se coloca en un cajón de un mueble muy modesto, aunque renacentista de madera, sito en la remodelada Capilla Mayor.

El cajón alberga la momia del obispo con su pontifical y báculo de madera; una cajita que describe quien era y algún que otro ornamento.

El litigio se mantuvo vivo durante estos siglos y los descendientes, cada año, en vísperas del día de difuntos mandaban al Cabildo seis blandones de cera nueva y se entendía que si este último las aceptaba allanaban el litigio y el cadáver se enterraría en la capilla, pero el Cabildo Catedral siempre las rechazó.

Desde muy temprana edad, en el episcopado de Monseñor Miguel Peinado Peinado, siendo como somos vecinos de la ciudad de Jaén asistíamos a esa Capilla Mayor de la Catedral de Jaén quedando siempre absortos frente a esa cajonera donde yacía el ya llamado Obispo Insepulto.

Una sencilla cómoda renacentista con la leyenda: `Aquí yaze D.n Alonso Suarez de la Fuente el Sauz, Obispo de esta Sta Iglesia. Falleció a cinco de noviembre de 1522. Se mandó trasladar por los SS. Dean y Cabildo a 24 de octubre de 1664 en Sede Vacante´.

No lo entendíamos, esto era un litigio pero también un anacronismo, además era un Obispo diocesano: un insigne prelado giennense yaciendo en una cajonera.

Pasaron los años y 1988 nos trajo el episcopado de Monseñor Santiago García Aracil.

Nuestras lecturas siempre son recurrentes y el asunto del Obispo Insepulto seguía en nuestros quehaceres historiográficos, cuando, un día tranquilo de la primavera del año 2001 nos llegó la noticia de que ya, de una vez por todas, Don Alonso Suarez -sus restos- serían inhumados en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén.




Una nota, que conservamos, del propio Cabildo Catedral anunciaba lo siguiente:
“DON ALONSO SUARÉZ DE LA FUENTE EL SAUCEEl día 13 de Mayo de 2.001 serán inhumados en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral, los restos mortales de uno de los obispos más preclaros del episcopologio giennense. Nacido, a mediados del siglo XV, en Fuente del Sauz o Sauze (Ávila), de donde tomó…”

Increíble, tras siglos de espera se allanaba el litigio y en días se resolvía.

Llegó el día y los restos extraídos de la cajonera se prepararon en un noble féretro que se situó en las dependencias de la Sala Capitular.

A la tarde, Hermanos de la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, con sede canónica en la S.I. Catedral, portaron en hombros el féretro e hicieron un sencillo cortejo fúnebre, entrando a las naves centrales de la Catedral hasta esa esperada Capilla Mayor, bajo la reliquia del Santo Rostro y la Santísima Virgen de la Antigua.

Despacito descendía el féretro, bajo el pavimento de la Capilla y posteriormente se colocaba una losa de un tono oscuro.




Volviendo y como colofón al presente relato transcribimos las propias palabras que el Cabildo publicaba con motivo del acontecimiento:




“Fecha histórica la del 13 de Mayo de 2.001 en que los restos mortales del Obispo insepulto descansarán en una sepultura abierta en la Capilla Mayor ante el Santo Rostro y bajo el manto maternal de la Santísima Virgen de la Antigua, Patrona del Cabildo de la Catedral.”

________________

Fuentes documentales:
Cabildo S.I. Catedral de Jaén (2001) Folleto Santa Iglesia Catedral de Jaén correspondiente a la V semana de Pascua.
Bibliografía.
Toral y Fernández de Peñaranda, Enrique (1982) B.I.E.G. ; “Vivencias del Obispo Alonso Suarez”.
Montijano Chica, Juan (1963). B.I.E.G.; “Los prelados giennenses y la Virgen de la Capilla”.

IMAGEN 1: Escudo del Obispo Alonso Suárez en la cabecera de la Basílica-Santuario de Nuestra Señora de la Capilla y Sacra Iglesia Parroquial de San Ildefonso de Jaén. Fuente: Conocer Jaén. Rutas Imprescindibles.
IMAGEN 2: Mueble renacentista donde en un cajón permanecieron los restos del Obispo Alonso Suárez 337 años. Fuente: Foto Ortega.
IMAGEN 3: Restos del Don Alonso momificados. Fuente: Foto Ortega.
IMAGEN 4: Momentos de su inhumación el 13 de Mayo de 2001, presidida por su sucesor Monseñor García Aracil. Fuente: Diario El País.
IMAGEN 5: Detalle de la actual Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén con el relicario del Santo Rostro y, arriba, la peana donde se asienta la Virgen del la Antigua. Fuente Mario del Real
IMAGEN 6: Sepultura definitiva del Obispo insepulto en el pavimento de la Capilla Mayor de la Catedral de Jaén. Fuente: Francisco Miguel Merino Laguna.



ⁱ Gabriel Carrasco Hurtado es Miembro de Número del Ateneo de Ilugo de Santisteban del Puerto; Autor y  Editor de `El Tiempo Atávico´.
[i] Pablo Jesús Lorite Cruz

¹ Colaboración, también de nuestra autoría, publicada en la revista conmemorativa de las fiestas de San Benito Abad´ 2017 de Castellar (Jaén).