Desde la otra orilla del silencio,

más allá de lo lejano y el olvido

el retrato en sepia nos devuelve

un gesto de esplendor junto a las flores,

la mirada de ayer o la respuesta

que duerme en el tiempo detenido.

(Retrato en sepia)

De esta tierra, poemario de Juan Olivares

miércoles, 1 de marzo de 2017

Santa María de la Estrella en la Calle del Pozo de Santisteban



Santa María de la Estrella 



  Calle del Pozo de Santisteban del Puerto

Gabriel Carrasco Hurtado

La fiesta estatutaria de asistencia a la Ermita de la Estrella de la Cofradía de la Estrella, Santa María del Collado y del Rosario se celebraba el 8 de septiembre.

Se reunían los hermanos de Santa María del Collado y de Santa María de la Estrella en Santisteban del Puerto para andar en Romería hasta la Ermita de la Estrella, en el actual término de Las Navas de San Juan.

No solo iban los hermanos sino que se trasladaban el clero de los prioratos de Santa María del Collado y de San Esteban Protomártir; se trasladaban los frailes del Convento y Monasterio de San Francisco y los devotos en general de la Virgen de la Estrella.

A la vuelta se hacia un descanso en la desaparecida Ermita de San Sebastián (de Santisteban y suponemos que de Las Navas también) hacían un alto en la cima de la calle del Pozo de Santisteban y desde allí Clero y Cofrades con cirios encendidos y entonando los cantos y oraciones del Magnificat entraban en Santa María del Collado, terminando cantando la Salve dentro del Templo.

Esto sucedió históricamente, pero rescatemos un año novísimo: 1967.

En este año, tan reciente en el tiempo, el propio Excelentísimo Ayuntamiento de Santisteban del Puerto acordó que su propia comitiva de Caridad volviese a detenerse en ese alto de la Calle del Pozo de Santisteban para inaugurar un pequeño monumento que la Real Villa de Santisteban del Puerto dedicara a la Virgen de la Estrella.