lunes, 30 de enero de 2017

Recuerdos de Fuente Tetar


Gabriel CARRASCO HURTADO

Atardecer en la Ventosilla, frente al Castillo y Tierras de Fuente Tetar, temprana heredad de los más importantes caballeros fronteros del Reino de Jaén: los Señores de Benavides.
Tierra de pan llevar, calma; suaves lomas…

Cara de poniente, al norte la villa de Jabalquinto, señorío de estirpes venideras; al noreste la Muy Noble y Leal Ciudad de Baeça, centro de poder y orgullo terrenal de la familia y donde quisieron yacer: Capilla Mayor del Convento de Frailes Menores de San Francisco; al fondo la sinuosa traza, desdibujada por la bruma vespertina de la Peña de los Donceles, cima de la Sierra del Acero: primeras tierras de su más importante posesión, la Villa y Estado de Santisteban del Puerto; su feudo, su hogar.


Este pequeño tesoro, quiso Men Rodríguez de Biedma, darlo a la Diócesis de Baeça-Jahen al solo objeto de yacer junto a su esposa en el pavimento de la capilla mayor de la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeça.

Así fue…