Desde la otra orilla del silencio,

más allá de lo lejano y el olvido

el retrato en sepia nos devuelve

un gesto de esplendor junto a las flores,

la mirada de ayer o la respuesta

que duerme en el tiempo detenido.

(Retrato en sepia)

De esta tierra, poemario de Juan Olivares

lunes, 30 de enero de 2017

Recuerdos de Fuente Tetar


Gabriel CARRASCO HURTADO

Atardecer en la Ventosilla, frente al Castillo y Tierras de Fuente Tetar, temprana heredad de los más importantes caballeros fronteros del Reino de Jaén: los Señores de Benavides.
Tierra de pan llevar, calma; suaves lomas…

Cara de poniente, al norte la villa de Jabalquinto, señorío de estirpes venideras; al noreste la Muy Noble y Leal Ciudad de Baeça, centro de poder y orgullo terrenal de la familia y donde quisieron yacer: Capilla Mayor del Convento de Frailes Menores de San Francisco; al fondo la sinuosa traza, desdibujada por la bruma vespertina de la Peña de los Donceles, cima de la Sierra del Acero: primeras tierras de su más importante posesión, la Villa y Estado de Santisteban del Puerto; su feudo, su hogar.


Este pequeño tesoro, quiso Men Rodríguez de Biedma, darlo a la Diócesis de Baeça-Jahen al solo objeto de yacer junto a su esposa en el pavimento de la capilla mayor de la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeça.

Así fue…