jueves, 17 de noviembre de 2016

LAS FUNDACIONES NO SON RÉMORAS DEL PASADO. NI DEBEN SERLO.


A colación de ciertos apuntes biográficos (1) que habíamos publicado, charlábamos con un amigo sobre ciertas vicisitudes de la Fundación “Asilo de Santa Sara y San Fructuoso” que instituyera Don Fructuoso Rodríguez Carrasco en Las Navas de San Juan en 1930/1936; comentábamos acerca de la importancia, como razón de ser y perdurar, de dos extremos fundamentales en la Fundación, cuales son; primero, su objeto: …/… “proporcionar asilo …./… alojamiento, vestido y asistencia médico-farmacéutica de dichos ancianos como fin primordial y el de la enseñanza de instrucción elemental, suministro de material escolar y parte de atuendo personal a niños pobres…/…se distribuya gratuitamente almuerzos o comidas a dichos niños pobres” y, segundo, al mismo nivel, su dirección: un Consejo de Administración con distintos patronos que ya conocemos todos.

La importancia de mantener los nexos fundamentales en instituciones y en tradiciones radica no ya en razones de oportunidad sino en la propia razón histórica que hace del respeto de lo que viene desde antiguo propia naturaleza del hombre. En este caso, ni que decir tiene que, subyace algo más que es de obligado, como lo son las Ultimas Voluntades de Don Fructuoso.

Siempre tuvimos la espina clavada de otras fundaciones y obras pías que albergaron Las Navas de San Juan desde siglos. Languidecieron a finales del s. XIX- principios del s. XX aunque sus objetos, siquiera a modo de testimonio, no desentonarían en absoluto en la actualidad.

Languidecieron pero quedó el recuerdo y algo más; escribimos esto por un detalle que sucedió no hace mucho tiempo, concretamente en 2013 y por qué no decirlo, nos alegró. Sobre la Obra Pía de Rodrigo de Benavides (2).

Sucedió en un procedimiento habitual para la inscripción de una propiedad que ha dejado de inscribirse en el Registro de la Propiedad y que el ultimo propietario quiere inscribirla (expediente de dominio por reanudación de tracto sucesivo) y la propiedad, precisamente, era una de las casas de la actual Plaza de la Iglesia, una de aquellas propiedades que quedaron afectas a la Obra Pía de Don Rodrigo de Benavides en el s. XVI.

El tenor literal del Edicto de convocatoria de personas ignoradas del procedimiento (sustanciado en el Juzgado de Primera Instancia de La Carolina a petición del propietario actual y dirigido por Letrado, en este caso Letrada, también de Las Navas) es claro y para nosotros precioso:

“ Por el presente y en virtud de lo acordado en providencia de esta fecha se convoca a las personas ignoradas a quienes pudiera perjudicar la inscripción solicitada para que en el término de los diez días siguientes a la publicación de este edicto puedan comparecer en el expediente alegando lo que a su derecho convenga. Así mismo se cita a /// la Obra Pía (titular de la carga, que aparece en la certificación vigente sobre la finca) impuesto por Rodrigo de Benavides, en cuanto que es desconocida, para que dentro del término anteriormente expresado pueda comparecer en el expediente alegando lo que a su derecho convenga.
La Carolina, a 03 de Octubre de 2013.- El Secretario Judicial”

Subrayo, 2.013.

______________________
En la fotografía pintura del detalle de algunas casas principales de la Plaza de la Iglesia de Las Navas de San Juan. Por cortesía de su autora, Mari Carmen López.
(1) Apuntes fundamentalmente desde una visión familiar pues Don Fructuoso fue primo hermano de mi tatarabuelo Gabriel Carrasco de la Sagra.
(2) La Obra Pía de Rodrigo de Benavides (segundo hijo de Diego de Benavides, IV Conde de Santisteban del Puerto; vinculadísimo a Las Navas de San Juan, donde falleció en 1.586) otorgaba dotes de a 30 Ducados para las Doncellas huérfanas de los tres Pueblo del Condado.

viernes, 11 de noviembre de 2016

SABIOTE, ENTRAÑA MISMA DE UNA... Colaboración en Estrella Digital

Colaboración de Gabriel Carrasco Hurtado en el numero 15 de la revista Estrella Digital (edita Pedro Hermosilla Pineda):


`SABIOTE, ENTRAÑA MISMA DE UNA TRADICIÓN MEDIEVAL EN EL CALAR DE LA ESTRELLA´
(a partir de la pagina 16)