jueves, 18 de abril de 2013

20 de Abril de 1.884: El recuerdo al sabio profesor Don Narciso Hebrard y el dulce embeleso hacia su hija Matilde. Por Francisco Carrasco de la Sagra.





Deliciosa es la prosa con la que nos deleita una y otra vez nuestro antepasado Francisco (FRANCISCO Carrasco de la Sagra, nieto de Gabriel Sagra Morante, Navas de San Juan 12/04/1.856- Trebujena, 31/12/1.925. Farmacéutico en Las Navas, Arquillos y Trebujena).
Del opúsculo que trajimos en un anterior post acerca de los Apuntes Biográficos del que fuera su querido padre político y maestro, un autentico caballero castellano, Don Narciso Hebrard, madrileño de Valdemoro, trascribimos a modo de muestra justamente los párrafos introductorios y finales.
Un ágape de gran valor literario y que es preámbulo a otros escritos de Don Francisco que traeremos en sucesivos post.

“ Apuntes biográficos de D. Narciso Hebrar y Fernández, individuo del ilustre Colegio de farmacéuticos de Madrid.

Señores:

Dispensad toda nuestra benevolencia a un humilde farmacéutico que guiado del sincero cariño que profesaba al ilustrado colegial ya difunto, D. Narciso Hebrar y Fernández, se atreve a molestar  vuestra atención levantando su débil acento en este augusto templo de la Ciencia, donde se ingresa? arrastrado por aquel generoso sentimiento para proporcionaros algunas noticias acerca de la vida profesional de un compañero laborioso que, si vivió modestamente recogido en su oficina, hubiera brillado entre los hombres ilustres de la Farmacia patria a conducir la ambición sus pasos por los difíciles derroteros de la gloria que, por diferentes conceptos alcanzaron ya otros profesores contemporáneos suyos como, tales como Calvo Asensio, Sánchez Comendador, Chamorro, Zubia?, ?, ?,?,Talegon, Luna, ? y ?, de cuyos dos últimos condiscipulo, y todos amigo afectuoso y digno ? durante la etapa de sus estudios farmaceuticos.
            Ciertamente que el Sr. Hebrar era acreedor a que se le dedicara una biografia completa, escrita con erudiccion y desinteres por compañero ilustrado que supiera dar realce y colorido al caracter severo? y notable condiciones de aquel ? profesor, narrando con elocuencia su historia de la que necesariamente habria de resultar su brillante apologia; pero como nadie, que yo sepa, se ha prestado a tomarse la molestia de hacer un trabajo semejante, yo considero en mi deber ineludible, ya que no tomar a mi cargo tan improba tarea por ser muy superior a mis fuerzas mezquinas?, al menos consagrarle unos ligeros apuntes para señalar a grandes rasgos las vicisitudes mas salientes de la vida profesional del que fue en ella mi sabio  maestro primero, y mas tarde cariñoso padre politico, lazo sacrosanto que ambos tuvimos el dolor inmenso de ver roto por la segur? impia de la traidora Parca? que arrebato la existencia preciosa del angel hermoso que tan duldemente lo trechaba?, pero que no pudo cortar nuestras buenas relaciones las cuales siguieron cordiales hasta la muerte del venerable anciano en honor de cuya triste memoria escribo estas líneas, como recuerdo fiel de tierna gratitud.../...

…/…¡Descansa en paz el sabio profesor, el honrado ciudadano, el cariñoso amigo, y dignase compartir este recuerdo tierno que consagro a su triste memoria, con la sombra querida de su hija malograda, cuya hermosa imagen aun forma mi dulce embeleso¡

Navas de S. Juan, 20 de Abril de 1884. F. Carrasco.
_______________________________________________________
Imágenes de la Sede y Museo de la Real Academia Nacional de Farmacia en Madrid. Propiedad de la Real Academia Nacional de Farmacia.