jueves, 27 de julio de 2017

Ordenanzas de la Cofradía de la Estrella de 1594: una perspectiva familiar

Gabriel CARRASCO HURTADO



Documento rubricado por Juan de la Sagra en la derecha de la fotografía
(facilitado por Francisco Armijo Álamo)

Nuevamente en el caso de estas dos advocaciones marianas concretadas en las devociones desde tiempo inmemorial a Santa María del Collado y a Santa María de la Estrella encontramos una perspectiva familiar histórica.
Volvemos a las conocidas Ordenanzas de la Cofradía de Nuestra Señora de la Estrella de la villa de Santisteban del Puerto, año 1594, que son las primeras conocidas de ambas cofradías y encontramos a uno de sus redactores llamado Juan de la Sagra en el cargo de Diputado.
Así se menciona explícitamente como uno de los redactores de las ordenanzas y así mismo aparece su firma y rúbrica en el texto. Sucedió el 6 de Enero de 1594, reinando Felipe II y siendo obispo de la Diócesis de Jaén Francisco Sarmiento de Mendoza, el promotor del Templo Parroquial de San Juan Bautista del Lugar de Las Navas.
Este Juan de la Sagra es un ascendiente nuestro directo documentado.


Portada de Stella correspondiente a 1967. 
No es la original, la que se publicó era errónea la fotografía
estaba volteada. Pedro Hermosilla Pineda nos hizo una recomposición 
y este hubiera sido el resultado correcto. 

"Han pasado varios siglos, y al par que heredamos de nuestros padres la viña o la era de trillar mieses, nos fue legada la devoción a Santa María de la Estrella" [1]
Pasados 368 años de la redacción de las Ordenanzas encontramos a un descendiente del referido Juan de la Sagra portando sobre sus hombros la imagen de Santa María de la Estrella en la ya, propia, fiesta votiva del pueblo de Las Navas a su patrona el uno de mayo. Se trata de Juan Carrasco Roncero, nuestro Padre.
Han pasado once generaciones en línea recta descendente. Con nosotros doce.


PDF de las ordenanzas que se conservan
(hacer click para acceder)






[1] Torres Navarrete Gines de la Jara, 1960. Anuario Stella-1960. Pg. 27. Las Navas de San Juan. ANTIGUA Y REAL COFRADÍA DE MARIA SANTÍSIMA
NTRA. SRA. DE LA ESTRELLA DE NAVAS DE SAN JUAN. Digitalización de Pedro Hermosilla Pineda.



sábado, 22 de julio de 2017

NAVAS DE SAN JUAN EN EL INFRAMUNDO

Gabriel CARRASCO HURTADO



No hay que desdeñar ningún aspecto del patrimonio material que se posee: cortijos, fuentes, molinos, casas, arquitecturas…; tampoco del inmaterial: costumbres, hablas, usos… la literatura navera se ha ocupado con éxito de estas cuestiones; ahora bien, hubo una cuestión que no sabríamos categorizar y que siempre nos sorprendió por dos razones: primero por la difícil intelectualización del concepto y segundo por la ingente cantidad de recursos que el pueblo dedicó durante siglos.
Sin dar más rodeos hablamos de la intensa atención que los vecinos de Las Navas de San Juan dedicaron a las Benditas Ánimas del Purgatorio a través de su Cofradía de las Benditas Ánimas del Purgatorio.
Dentro de los inframundos de nuestra civilización encontramos el purgatorio, un difícil concepto teológico a modo de estadio en el que las almas de los fallecidos permanecían previamente al conocimiento inmediato de Dios (el Paraíso).
La causa era la defunción con pecados no perdonados o no satisfechas las penitencias.
Se trataba de expiar y purificarse en el purgatorio.
Siendo tan difícil que un difunto muriera en la perfección de su alma, el purgatorio que siempre se sintió como un lugar físico cercano a los vivos, acogía ingente cantidad de almas de nuestros difuntos y así lo han corroborado santos de la Iglesia que han dado testimonio de sus encuentros con el purgatorio.
Algunos teólogos han hablado de almas en pena, mas por la inmensa misericordia de Dios, el purgatorio no tiene nada que ver con el infierno en las penas. Sí se distinguían distintas etapas para las distintas almas en función de la purificación.
Aquellos naveros, hasta bien entrado el s XIX, las atendieron tenazmente: acompañaban a difuntos, costeaban entierros, etc…y sobre todo sufragaban para ofrecimientos de misas por las ánimas del purgatorio, ofrecimientos de comunión, limosnas…
No podemos saber el íntimo sentido de nuestros antepasados al respecto pero si hay datos que refrendan esta verdadera preocupación, por ejemplo el gran patrimonio que tenía la Cofradía en Las Navas. Por ejemplo ese gran molino aceitero de las Ánimas -el más grande a principios del s. XIX del pueblo- sito al final de la actual calle Real (1) o ese gran latifundio, propiedad de las Ánimas en su día: las tierras y cortijos de La Lanzada…



No es casual que, a más, se dedicara una calle a la Virgen del Carmen cuando en Las Navas siempre se las nombró por simples y explicitas razones: Alta, Parras, Risquillo, Altozano, del Llano, del Castillo, del Santo (donde estaba su ermita), Lorite (donde vivió Antón de Lorite), del Agua…
Esa calle era la del horno - porque había un horno- pero se renombró dedicándola a la Virgen del Carmen..
La Virgen del Carmen siempre representó ser la intercesora de las Ánimas del Purgatorio. Tenía la facultad de liberarlas…
Y, a mayor abundamiento, bien entrado el s. xx al construir el nuevo cementerio del pueblo (el actual) la capilla central se dedica también a la Virgen del Carmen, incluso dentro está su imagen.

Los datos son indubitados.

Todavía recordamos casi terminando el s. XX, como en prácticamente ninguna casa de Las Navas faltaban las mariposas en aceite siempre encendidas. Era ocupación y preocupación sobre todo de las personas más ancianas el que nunca se apagaran.

Para las Ánimas…

El Purgatorio, como concepto teológico está actualmente plenamente vigente en la Iglesia Católica.

_______________

NAVAS DE SAN JUAN EN EL INFRAMUNDO, de Gabriel Carrasco Hurtado, apareció en Érase una vez Navas de San Juan el 7 de julio de 2017.
(1) Ramón Díaz Merino.


miércoles, 12 de julio de 2017

`La tierra roja...' por Don Emilio Arroyo



'La tierra roja. Los depósitos triásicos del Condado de Santisteban, al pie de la Sierra Morena Oriental. Bellísimas tierras. Fertilísimos olivos. Cruce de caminos entre Levante y el Betis.'
Emilio Arroyo

Es un lujo este texto - a medio camino entre la ciencia y la literatura- que nos regala  nuestro admirado amigo, el Profesor Don Emilio Arroyo López...

____________
Don Emilio Arroyo López ha sido Profesor en las Universidades de Granada, Málaga y Jaén, además ha sido Alcalde de la Muy Noble Ciudad de Jaén y Senador del Reino; pero sobre todo es y pertenece a una familia de humanistas fundada por su augusto abuelo, el muy ilustre Don Eduardo Arroyo Sevilla. 

Fotografía de Juan Miguel Gascón Álamo.



martes, 11 de julio de 2017

martes, 27 de junio de 2017

Mapa de la Bética antigua según el sistema de Tolomeo (1860)




Mapa de la Betica antigua según el sistema de Tolomeo 
España. 218 a C.-414 d C. (Época romana). 
Escala indeterminada
Publicación: Madrid, 1860: Lit. Alemana, Fuencarral, 20.

Mapa delineado por Enrique Flórez, "sacado del texto griego, cotejado por diversos códices ptolemaicos", según lo explica el autor en el apéndice I del tomo V de la España Sagrada (1750).
Ejemplar suelto del mapa publicado en Flórez, Enrique. España Sagrada. Madrid: Real Academia de la Historia. 1860.
Márgenes graduados. Costa y mar sombreados. Topónimos en latín y título en castellano. Hidrografía. Divisiones administrativas con líneas punteadas.

Real Academia de la Historia.


viernes, 23 de junio de 2017

Papeles de oficio del Ayuntamiento de Navas de San Juan, siglo XX

Gabriel Carrasco Hurtado




Membrete que corresponde a los de la alcaldía, concretamente a la “Alcaldía Constitucional” con fecha 12 de septiembre de 1934 (figura el escudo de la II Republica Española –con la corona mural-). Es de la época del Alcalde Juan Almansa Roncero.


De 23 de abril de 1940, en la Dictadura de Francisco Franco. El escudo es la versión abreviada del oficial que decretó Franco en 1938 que es una reminiscencia del de los Reyes Católicos. Es del tiempo del Alcalde Mateo Pérez Rodríguez.


Detalle del segundo papel de oficio arriba a la derecha del folio.


De 1941, también en la Dictadura de Francisco Franco. El escudo es la versión abreviada del oficial que decretó Franco en 1938, que es una reminiscencia del de los Reyes Católicos. Es del tiempo del Alcalde Mateo Pérez Rodríguez.

El detalle es la denominación “Ayuntamiento Nacional”.
Se trata de una autodefinición, la de nacional, de los sublevados en julio de 1936 en sus primeros días basada en sus relaciones estratégicas con la Alemania nacionalsocialista y sobre todo en contraposición a los movimientos regionalistas que facilitaron los Estatutos de Autonomía de Cataluña, Vascongadas y Galicia durante la Segunda República.
Durante la Dictadura de Franco el termino “nacional” se aplicó a todo tipo de instituciones y cuerpos de la Administración.


Membrete de la Democracia de 1978 que es el escudo de la villa: sus armas.

Cuartelado en cruz: I: En gules un castillo de oro, almenado de tres almenas, mazonado de sable y aclarado de azur. II: En plata, un león rampante de gules, coronado de oro, lampasado y armado de lo mismo. III: En oro, un dragón alado y enroscado de sinople, sobre el que monta un caballero armado, al natural. IV: En gules, un creciente de plata, superado por una cruz latina de plata, orlada de oro. Bordura general en jefe y punta, que carga en campo de plata la divisa en letras de sable: "Ad Morum de los Vasos Apolinares". 



Antiguamente el caballero montaba un hipocampo mitológico, corresponde a la segunda fotografía. Está rescatada de un sello de la Alcaldía de Navas de San Juan del s. XIX. No es muy seguro que fuera un hipocampo y que lo pusieran en el escudo de la Villa es algo un tanto extraño.


Corresponde a la jefatura local de la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista.
La FET y de las JONS la constituyó Franco en contra de los integrantes y una vez desaparecido José Antonio Primo de Rivera mediante el Decreto de Unificación de 1937.
Con el tiempo se diluyó en una suerte de corporación de derecho público llamada Movimiento Nacional.


También de la Dictadura de Franco, contiene la novedad de las leyendas ¡Viva Franco¡ ¡Arriba España¡ justo encima del escudo de la Dictadura (versión abreviada).



domingo, 18 de junio de 2017

Estado de Santisteban del Puerto: Por qué

Gabriel Carrasco Hurtado




Aristóteles propuso en su `Metafísica´ que `el todo es más que la suma de sus partes´, es decir, las interacciones de las particularidades entre si totalizan una complejidad superior al conjunto de las mismas por separado.
Hay muchas perspectivas concretas que vienen a apoyar este requerimiento, destacamos algunas: 



El territorio esta cohesionado perfectamente. Podemos hablar de caminos, sendas, lugares, etc. y como paradigma la vía Augusta romana, una de las grandes calzadas de Hispania que accedía al Condado por Arquillos el Viejo, pasaría por los actuales Salidos –al termino segregado de Las Navas- que darían paso a la Mansión del Ad Morun romano, las ventas de Las Navas y San Andrés; las Nuevas Poblaciones de Montizón y su salida por la antigua Venta Nueva. También podríamos hablar de ese Saltus Castelonensis, en las inmediaciones de la actual Montizón, que es como llamaban los romanos a la entrada del territorio controlado por Cástulo, probablemente este es el precedente histórico del Puerto fiscal que daría el apellido al viejo San Astabin islámico. Justamente ahí se distinguía la Oretanía germana, al norte de Saltus, de la Oretania íbera, al sur.


Con respecto a la jurisdicción territorial, dentro de la Oretania íbera, Ilucia abarcaría lo que hoy conocemos como el Condado, bajo el influjo de Cástulo. En el dominio islámico[1] ya era una jurisdicción única, hay alguna documentación islámica que prueba que era uno de los 16 distritos que componían la Cora del Yayyan [2] y como tal Sant Istiban[3] se capituló[4] a Fernando III en el siglo XIII, el cual preservo su demarcación y término. A partir de ahí se cedió en un todo a la Ciudad de Úbeda, fue realengo y posteriormente dado en señorío a los Biedma como un Estado jurisdiccional feudal. Por el Privilegio de Toro de 25 de septiembre de 1371, Enrique II dona por juro de heredad a Men Rodríguez de Benavides `la villa de Santisteban del Puerto con sus castillos, e con sus aldeas, e con sus términos …/…´. El 26 de julio de 1376 le autoriza a formar Mayorazgo del Señorío y el Señorío es una derivación de estos dos presupuestos: todo esto hasta la abolición de los señoríos, las emancipaciones de los lugares de Las Navas y El Castellar, la fundación de Las Nuevas Poblaciones de Arquillos, El Porrosillo, Montizón, Aldeaquemada, todo esto ya muy tardíamente, siglos XVII y XIX.


Hay un aspecto muy importante: el patronazgo y mecenazgo de los Señores de Santisteban del Puerto vertebra la comarca y aquí encontramos tres ejemplos importantísimos:
En Santisteban del Puerto el Convento de San Francisco, fundación de Dia Sánchez de Benavides III Señor de Santisteban, de finales del s. XIV, construido extramuros de la villa alumbró espiritualmente a todo el territorio del Condado. Su larga y fecunda vida concluyo con la primeras desamortizaciones del siglo XIX, concretamente en 1835[5].
En Castellar la Iglesia Colegial de Santiago, fundación de Mendo de Benavides de 1633, que cumplía la función de capilla y de colegio. Don Mendo de Benavides era hijo natural de Diego IV de Benavides y de la Cueva. Destaca como Presidente de la importantísima Real Chancillería de Granada y posteriormente como obispo de Segovia y Cartagena.
En Navas de San Juan la Casa Condal dona su palacio para erigir la Iglesia Parroquial trazada por el arquitecto diocesano Alonso Barba en el sigo XV, en el episcopado de Francisco Sarmiento de Mendoza. En el solar se ubica, anexo, el panteón o cementerio.
Mención especial de don Rodrigo de Benavides, hijo del IV Conde de Santisteban nacido en 1528, con casa principal en la plaza de la Iglesia de Las Navas, que instituyó esa preciosa Obra Pía para casar doncellas huerfanas de los tres pueblos. A día de hoy quedan afectas en los actuales registros de la propiedad fincas afectas a la referida obra pía.


También un elemento integrador en la comarca es la lucha histórica por la supervivencia y el progreso de sus habitantes.
El Señorío medieval a la altura del siglo XVIII es una situación insostenible; la Casa Ducal deviene en absentista en todos los sentidos y la generación de riqueza no revierte sobre el propio territorio.
Las reparaciones a la Casa ducal como consecuencia de las repoblaciones carolinas de Aldeaquemada, Montizón y Arquillos son la gota que colma el vaso de los pleitos y los agravios históricos con los concejos de El Castellar, Santisteban del Puerto y Las Navas, llegando a su fin en 1798 con la Concordia explicitada en la Escritura de Transacción autorizada el 23 de octubre de 1798 por Don Antonio Vera, Notario de la Villa de Santisteban.
Esta Concordia pone fin al ancien regime, salvando las distancias, en El Condado y es un punto de partida para la supervivencia de sus habitantes y para lo que habría de venir en el futuro.



Proyección al exterior. El Condado ha tenido una proyección exterior propia. Aquí cabria, nuevamente, multitud de escenas o de personajes a citar:
En la edad moderna el Condado de Santisteban tiene ya un bagaje importante al servicio de la Monarquía Hispánica y en quizá la posesión más importante, el Virreinato del Perú, Felipe IV nombra Virrey a Diego de Benavides y de la Cueva, VIII Conde de Santisteban del Puerto. Recordemos que la figura del Virrey es la suprema autoridad de los Virreinatos con facultades ejecutivas, legislativas y judiciales, además de contar con Corte propia
También, tropas costeadas por el Señorío de Santisteban del Puerto participaron en la consolidación de la tercera y última taifa islámica del Reino de Granada dentro de Corona de Castilla, ultimo reducto del Islam en la península.
Aunque la historiografía fija el año 1492 como año de consolidación de la llamada Reconquista, con la Toma de Granada, pasarían años de conflictos con los moriscos en el propio reino capitulado granadino y lo que era más importante: existía una grave amenaza islámica exterior, primero desde el norte de África y segundo desde el Imperio Otomano.


Un príncipe de la Iglesia santistebeño: Esteban Gabriel Merino. Nacido en Santisteban hacia 1472 fue un personaje del todo brillante: Embajador del Papa Julio II, Obispo de León y Jaén, Arzobispo de Bari y Patriarca de las Indias. A su regreso a España es nombrado Embajador del Emperador Carlos I ante el Papa Clemente VII.

También volvemos la memoria a Mendo de Benavides, como decíamos anteriormente obispo de Segovia y Cartagena o Juan Muñoz Salcedo, Predicador del Rey y Prior del Monasterio del Escorial y en 1705 Obispo de Mondoñedo.


Una familia con arraigo en todos y cada uno de los pueblos del Condado, los Sanjuán, dio y acogió en su seno cargos políticos de notable importancia en la historia de España y como emblema el Presidente del Consejo de Ministros Don Práxedes Mariano Mateo Sagasta, emparentado con los Sanjuán por el matrimonio de su hijo José con Elena Sanjuán Moreno, hija del diputado Juan de Dios Sanjuán y Labrador y hermana del también diputado Mariano Sanjuán Moreno.
En cuanto a sus términos, a la demarcación del Condado, destacar que siempre estuvieron en proindivisión o en comunidad. Se puede afirmar que constituyo una verdadera comunidad de villa y tierra, al modo de aquellas comunidades de las extremaduras castellana, anteriores en el tiempo.



A modo de ejemplo hay que citar que en los trabajos para elaborar el Catastro de Ensenada de 1752 hubo de hacerse un deslinde catastral ex profeso de Los Lugares con respecto a la Villa[6].
Siempre se ha conocido esta comarca como `El Condado´, a secas: era comprensible, tuvo sus límites en Concejos de Realengo, Úbeda y Baeza; el señorío eclesiástico del Arzobispado de Toledo o al norte tierras de la Orden de Santiago.


Era una isla, un señorío laico.
En la documentación histórica se encuentran muchas formas de nombrar estas tierras: Villa de Santisteban del Puerto y sus aldeas o lugares, Condado de Santisteban del Puerto, propiamente dicho – aunque desde 1739 Felipe V eleva a Ducado el Señorío- Comarca del Condado etc.
En documentación de diversa índole y en distintos momentos históricos se hace referencia a esta comarca como Estado de Santisteban del Puerto.



El Estado de Santisteban del puerto fue un basto territorio con cabecera en la Villa de Santisteban del Puerto.
Comprendía el actual témino de Santisteban y los lugares de Las Navas y El Castellar; el actual termino de Montizón que fue ocupado por Pablo de Olavide y que comprendía la Dehesa de Montizón mas mil fanegas del Cortijo de la Condesa; parte del actual témino de Aldeaquemada, con líite en el rió Guarrizas y parte del termino actual de Arquillos que fueron los Cortijos y Tierras del Acero.



El Estado de Santisteban del Puerto fue el centro neurálgico[7] del patrimonio señorial de los Benavides tanto en Andalucía como en todo el Reino de Castilla.
Aquí habitaron y desde este Estado se administro el resto del patrimonio, cual era:
En el Reino de Jaén: la Villa de Espeluy; la parte no realenga de la Villa de Ibros; Jabalquinto; la Torre de Estibiel; La Ventosilla y Fuentetar a las puertas de la Ciudad de Jaén; la Villa y Castillo de Hortalanca, en el actual termino de Vílchez o el Señorío de Solera.
En el Reino de Granada: los lugares de Somontín y Fines.
También otras heredades, propiedades y derechos en Baeza, Linares o Baños de la Encina, así como las rentas que se derivaron del tiempo en la Encomienda de Beas de la Orden de Santiago.
Aparte resta mencionar el patrimonio fuera de Andalucía que siempre quedó en un segundo plano.
Estado es lo que más conocemos de este territorio, es el acontecer más reiterado en la historiografía; lo genérico más sucedido y de más trascendencia.
Estado como propiedad y señorío jurisdiccional pleno sobre el espacio y sus habitantes.
Con singularidad jurídica desde el siglo XIV; autoridad pública sobre sus habitantes; fidelidad en servicios militares; ejercicio propio de la justicia tanto civil como penal (mero y mixto imperio).
Con nombramiento de los cargos de Administración y Justicia- aquí hay que recordar que el Señorío de Santisteban del Puerto participaba en el impuesto por el ejercicio de la Justicia, la Alcabala-; monopolios de comercio e industria; privilegios de caza, pesca, hornos, molinos, mesones, ventas, etc...
Con rentas e ingresos propios, impuestos- señalar el derecho al cobro del Portazgo de todas las mercaderías que atravesaban la jurisdicción, así como el Servicio y Montazgo por el paso de los ganados-, Contadurías y Tesoreros.
Promoción y fomento.
El Estado de Santisteban del Puerto fue un patrimonio vinculado que no podía ser objeto de transacción comercial ni donación, solamente podía ser trasmitido mortis causa en la condiciones impuestas por el fundador del vinculo del Mayorazgo.
Esto sucedió muchos siglos aquí. Concretamente desde ese Privilegio de Toro de 25 de septiembre de 1371 y 26 de julio de 1376 en que se autoriza la formación del Mayorazgo, hasta la abolición de los señoríos previstos en los decretos de las Cortes de Cádiz en 1811, desarrollada plenamente entre los años 1836 y 1843, definitivamente con la nueva Constitución de 1837.
No quiere decir que fuera los mejor: en el tiempo de la conquista hubo disgregación de territorios como la torre y tierras de Olvera donadas por juro de heredad a aquellos sesenta caballeros de Úbeda de 1235[8] u otras a la Orden de Santiago.

También como consecuencia de la conquista de Santisteban del Puerto por el reino castellano hubo una expulsión de los habitantes musulmanes que eran los que sostenían con su experiencia y productividad el territorio.
Otras estructuras políticas o jurídicas medievales habrían deparado riqueza y prosperidad que es de lo que se ha carecido aquí históricamente; hemos heredado un espacio territorial y humano muy particular; de más de mil años de antigüedad, equiparable -salvando las distancias y con todas las precauciones- a otros territorios históricos como puede ser el Señorío de Vizcaya o las Veguerías catalanas herederas de los Condados carolingios de la Marca Hispánica, no en balde a Santisteban del Puerto, Fernando III, inmediatamente después de su capitulación da un ordenamiento jurídico propio: se trata de un fuero municipal o carta puebla derivada del Fuero de Cuenca.
El Fuero de Cuenca constituye en la edad media un cuerpo jurídico fundamental dentro del Derecho castellano

En cualquier caso y culminando: siempre la toma en consideración del Estado de Santisteban del Puerto será un magnífico punto de partida para el progreso a escala de todos sus pueblos y de todos sus habitantes.







[1] Existe la leyenda trasmitida de padres a hijos, desde aquel 1226, de que el ultimo reyezuelo moro suspiro, al perder su San Astabin, diciendo: Castillo Bermejo; te encontré pobre; muy rico te dejo.
[2] Francisco Olivares Barragán. Castillos de EL Condado.
[3] Juan Carlos Castillo Armenteros y Sonia Pérez Alvarado (2007) Las ciudades islámicas de la Cora de Yayyan. Ilustración de la misma autoría.
[4] San Astabin se declara vasallo de Fernando III en 1225 en Capilla (Badajoz).
[5] El Convento de San Francisco de Santisteban del Puerto. IEJ. José Juliá Gómez.
[6] Organización del Reino de Jaén. Pg 36-37- Catastro de Ensenada. AHP Legajo 7911.
[7] “La Casa Señorial de Benavides en Andalucía”. María Concepción Quintanilla Raso.
[8] En 1337 Alfonso XI otorga a Santisteban las tierras de Olvera para la construcción de las murallas de la Villa.



domingo, 11 de junio de 2017

Abrevadero del Camino Viejo de Villacarrillo en Las Navas de San Juan






Fuente y abrevadero del final de la calle Nueva de Navas de San Juan. Antiguamente conducía al Camino Viejo de Villacarrillo.
El Camino antiguo de Villacarrillo partía del entorno de la antigua Ermita de San Gregorio, cruzaba la ladera sur de las Cañadas hasta el Cortijo de La Lanzada, en su día propiedad de la poderosa Cofradía de la Benditas Ánimas del Purgatorio de la villa.
Saltando al termino de Santisteban del Puerto, muy cerca del Torreón del Ero, cruzaba la Loma de los Robledos hasta las tierras del Mojino.
El Guadalimar era el limite del Estado, donde comenzaban las tierras del Arzobispo de Toledo. 

El Excmo. Ayuntamiento de Navas de San Juan ha devuelto a su estado original este abrevadero de tan solo 6 piedras de cantería.
____________
Fotografías por cortesía de Joaquín Requena Requena, Excmo Sr.  Alcalde de Navas de San Juan.



viernes, 9 de junio de 2017

TRABAJO PRÁCTICO PARA EL CURSO `HABLAR EN PÚBLICO Y COMUNICAR CON EFICIENCIA´



Como conclusión al curso de oratoria`Hablar en Público y Comunicar con Eficiencia´, completado el 9 de junio de 2017, hemos tenido la oportunidad, al igual que todos los alumnos, de preparar un trabajo práctico que ha consistido en impartir una pequeña conferencia adecuada a los conocimientos teóricos recibidos y de temática a elegir por el alumno.

`Hablar en Público y Comunicar con Eficiencia´ es un curso de técnicas de comunicación y expresión oral impartido por el escritor, actor y comunicador Oliver Gil.

continuación transcribimos  el texto en el que hemos basado nuestra conferencia/practica¹:


 DON ALONSO SUÁREZ DE LA FUENTE EL SAUCE, OBISPO DE JAÉN; UNA ULTIMA VOLUNTAD CUMPLIDA, 481 AÑOS DESPUES DE SU FALLECIMIENTO

Gabriel Carrasco Hurtadoⁱ

Atendiendo al honor de la generosa invitación de Doña Águeda Bautista Zafra, Secretaría de la Hermandad de San Benito Abad de Castellar, acudimos, humildemente, a aportar nuestro modesto trabajo para su Revista. 

Queremos resaltar que el honor es doble, porque el pueblo de Castellar lo sentimos hermano a los de donde hundimos nuestras más profundas raíces: Las Navas de San Juan y Santisteban del Puerto.

Datan las raíces cristianas de Castellar en los primeros siglos de nuestra era y su historia está, sin duda, ligada a la Iglesia particular de Jaén: la Diócesis de Baeça-Jaén.

La diócesis de Baeza, como tal[i], va desde 1.227 hasta 1.248 en ese momento se convierte en diócesis de Jaén o mejor dicho de Baeza-Jaén. En esos momentos tan tempranos, la diócesis no está bien definida (es un territorio fronterizo) y como es obvio no hay unos arciprestazgos exactos, pero el hecho de que Fernando III respetase el termino jurisdiccional del viejo Iqulim islámico de San Astabin (Santisteban del Puerto y sus aldeas), Iqulim perfectamente ubicado en la Cora de Yayyan (aproximadamente el Reino de Jaén) nos induce, o más bien es prueba suficiente, a aseverar que Castellar se incardino en la diócesis baezana, primero y giennense en los mismo orígenes de la llamada reconquista.

Es por ello que no deben de ser ajenos todos los asuntos de la Diócesis.




En esta ocasión hemos querido dar muestra del discurrir del litigio que llevo al cadáver del insigne Prelado giennense, Don Alonso Suárez de la Fuente del Sauce a permanecer durante 337 años en el cajón de una cómoda de madera, entre otros contratiempos.

Don Alonso Suárez podemos decir que fue un obispo más del episcopologio giennense (año 1.500 a 1.520), en principio, aunque no lo fue, llamado `El Edificador´ no cesó en promover grandes obras e infraestructuras en toda la diócesis.

Promovió el Puente sobre el río Guadalquivir entre Jaén y Baeza; la Iglesia de San Andrés de Baeza; la de San Pablo de Úbeda; la puerta gótica de San Ildefonso de Jaén…




Entrando de lleno en el asunto que nos ocupa, resulta que cuando Don Alonso murió, el 5 de noviembre de 1520, recibió sepultura, por expreso deseo suyo en la Capilla Mayor de la Catedral – no es la actual, hablamos de la Catedral gótica-. Concretamente en un nicho del muro izquierdo de la referida capilla.

En 1.634, 114 años después, esa capilla fue demolida y el cuerpo hecho cadáver –momia- del Obispo se desenterró y se llevo, provisionalmente, a la sacristía del templo.

29 años después concluían las obras de la Capilla Mayor.

En este punto hay que señalar que el Obispo Alonso Suárez había otorgado derechos de Patronato sobre la primitiva capilla y que tras su muerte, los numerosos familiares que él mismo había traído a vivir a la ciudad de Jaén y sus sucesores accedieron a eso derechos.




De vuelta a la conclusión de las obras de la Capilla Mayor, 143 años después, los sucesores de Don Alonso solicitaron al Cabildo Catedral la vuelta del cadáver de Don Alonso a la Capilla Mayor a lo que el Cabildo se opuso.

Dos fueron las razones por las que se opuso el Cabildo, a saber:

Primero, la Capilla Mayor que se construyo ya no aquella antigua capilla que dotó don Alonso Suárez de su Patronato.

Segundo, los capitulares decidieron que en la capilla que habría de albergar la reliquia del Santo Rostro no debían haber enterramientos.

Con todo lo expuesto y a partir de ahí se inicia el famoso litigio entre los descendientes del obispo y el Cabildo sobre el derecho a yacer en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén. Mientras tanto (337 años) el cadáver se coloca en un cajón de un mueble muy modesto, aunque renacentista de madera, sito en la remodelada Capilla Mayor.

El cajón alberga la momia del obispo con su pontifical y báculo de madera; una cajita que describe quien era y algún que otro ornamento.

El litigio se mantuvo vivo durante estos siglos y los descendientes, cada año, en vísperas del día de difuntos mandaban al Cabildo seis blandones de cera nueva y se entendía que si este último las aceptaba allanaban el litigio y el cadáver se enterraría en la capilla, pero el Cabildo Catedral siempre las rechazó.

Desde muy temprana edad, en el episcopado de Monseñor Miguel Peinado Peinado, siendo como somos vecinos de la ciudad de Jaén asistíamos a esa Capilla Mayor de la Catedral de Jaén quedando siempre absortos frente a esa cajonera donde yacía el ya llamado Obispo Insepulto.

Una sencilla cómoda renacentista con la leyenda: `Aquí yaze D.n Alonso Suarez de la Fuente el Sauz, Obispo de esta Sta Iglesia. Falleció a cinco de noviembre de 1522. Se mandó trasladar por los SS. Dean y Cabildo a 24 de octubre de 1664 en Sede Vacante´.

No lo entendíamos, esto era un litigio pero también un anacronismo, además era un Obispo diocesano: un insigne prelado giennense yaciendo en una cajonera.

Pasaron los años y 1988 nos trajo el episcopado de Monseñor Santiago García Aracil.

Nuestras lecturas siempre son recurrentes y el asunto del Obispo Insepulto seguía en nuestros quehaceres historiográficos, cuando, un día tranquilo de la primavera del año 2001 nos llegó la noticia de que ya, de una vez por todas, Don Alonso Suarez -sus restos- serían inhumados en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén.




Una nota, que conservamos, del propio Cabildo Catedral anunciaba lo siguiente:
“DON ALONSO SUARÉZ DE LA FUENTE EL SAUCEEl día 13 de Mayo de 2.001 serán inhumados en la Capilla Mayor de la S.I. Catedral, los restos mortales de uno de los obispos más preclaros del episcopologio giennense. Nacido, a mediados del siglo XV, en Fuente del Sauz o Sauze (Ávila), de donde tomó…”

Increíble, tras siglos de espera se allanaba el litigio y en días se resolvía.

Llegó el día y los restos extraídos de la cajonera se prepararon en un noble féretro que se situó en las dependencias de la Sala Capitular.

A la tarde, Hermanos de la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, con sede canónica en la S.I. Catedral, portaron en hombros el féretro e hicieron un sencillo cortejo fúnebre, entrando a las naves centrales de la Catedral hasta esa esperada Capilla Mayor, bajo la reliquia del Santo Rostro y la Santísima Virgen de la Antigua.

Despacito descendía el féretro, bajo el pavimento de la Capilla y posteriormente se colocaba una losa de un tono oscuro.




Volviendo y como colofón al presente relato transcribimos las propias palabras que el Cabildo publicaba con motivo del acontecimiento:




“Fecha histórica la del 13 de Mayo de 2.001 en que los restos mortales del Obispo insepulto descansarán en una sepultura abierta en la Capilla Mayor ante el Santo Rostro y bajo el manto maternal de la Santísima Virgen de la Antigua, Patrona del Cabildo de la Catedral.”

________________

Fuentes documentales:
Cabildo S.I. Catedral de Jaén (2001) Folleto Santa Iglesia Catedral de Jaén correspondiente a la V semana de Pascua.
Bibliografía.
Toral y Fernández de Peñaranda, Enrique (1982) B.I.E.G. ; “Vivencias del Obispo Alonso Suarez”.
Montijano Chica, Juan (1963). B.I.E.G.; “Los prelados giennenses y la Virgen de la Capilla”.

IMAGEN 1: Escudo del Obispo Alonso Suárez en la cabecera de la Basílica-Santuario de Nuestra Señora de la Capilla y Sacra Iglesia Parroquial de San Ildefonso de Jaén. Fuente: Conocer Jaén. Rutas Imprescindibles.
IMAGEN 2: Mueble renacentista donde en un cajón permanecieron los restos del Obispo Alonso Suárez 337 años. Fuente: Foto Ortega.
IMAGEN 3: Restos del Don Alonso momificados. Fuente: Foto Ortega.
IMAGEN 4: Momentos de su inhumación el 13 de Mayo de 2001, presidida por su sucesor Monseñor García Aracil. Fuente: Diario El País.
IMAGEN 5: Detalle de la actual Capilla Mayor de la S.I. Catedral de Jaén con el relicario del Santo Rostro y, arriba, la peana donde se asienta la Virgen del la Antigua. Fuente Mario del Real
IMAGEN 6: Sepultura definitiva del Obispo insepulto en el pavimento de la Capilla Mayor de la Catedral de Jaén. Fuente: Francisco Miguel Merino Laguna.



ⁱ Gabriel Carrasco Hurtado es Miembro de Número del Ateneo de Ilugo de Santisteban del Puerto; Autor y  Editor de `El Tiempo Atávico´.
[i] Pablo Jesús Lorite Cruz

¹ Colaboración, también de nuestra autoría, publicada en la revista conmemorativa de las fiestas de San Benito Abad´ 2017 de Castellar (Jaén).



miércoles, 7 de junio de 2017

Sabiote, la tradición de la Estrella en el Catastro de Ensenada


Gabriel Carrasco Hurtado





La tradición de Santa María de la Estrella, del Calar de la Estrella, en el término de Las Navas de San Juan constituye un transcurrir histórico -de siglos- de no poca importancia. 

No en balde dos villas importantes de Jaén mantuvieron su presencia ininterrumpida en la tradición desde la edad media: las villas de Santisteban del Puerto y Sabiote, verdaderos estados forales del flanco noreste del Reino de Jaén.

Una prueba (respuesta nº 25 del Catastro de Ensenada , año 1750-52, correspondiente a la villa de Sabiote):

“25…Que este común satisfaze .../...su Ayuntamiento con seiscientos reales cada año la fiesta de Nuestra Sra de la Estrella…/…”


______________________________
Entre los años 1750 y 1752 se elaboró un minucioso inventario fiscal de bienes, propiedades, derechos, riqueza, etc… en los territorios de la Corona de Castilla.
Este inventario se elaboró a modo de respuestas a un formulario de 40 preguntas.
La llamadas Respuestas Generales del Catastro del Marqués de la Ensenada constituyen una instantánea sobre multitud de aspectos de los diversos lugares de Castilla, pues no incluía los reinos de la Corona de Aragón, ni la Provincias vascas, territorios, estos últimos, exentos.
El original está en el Archivo General de Simancas.
Fotografía documentos: © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Archivo General de Simancas.